El morado de la lavanda en España

Se le denomina la Provenza española, aunque únicamente porque los franceses, como casi siempre, saben vender sus productos mucho mejor y empezaron antes.

Para admirar los campos de lavanda únicamente hay que acercarse al municipio de Brihuega, situado a 90 km de Madrid, aunque no hay que llegar. Si nos desplazamos por la nacional II nos desviamos por la CM 2008, pero en la primera rotonda tomamos en dirección a Villaviciosa de Tajuña. Mucho antes de llegar a la población ya notaremos que el paisaje cambia y encontramos los primeros y quizás más cuidados e importantes campos de lavanda. En la zona encontraremos un aparcamiento de tierra en donde incluso podremos pernoctar sin molestias.

Sin embargo no debemos olvidar un paseo por Brihuega y reservar las últimas fechas para las reuniones musicales que se celebran en los mismos campos, organizadas por el ayuntamiento. Incluso se han realizado vuelos en parapente motorizado vuelos sobre los campos de lavanda. Las mejores fechas para visitar Brihuega son desde mediados de junio hasta finales de julio. En este periodo de tiempo el Ayuntamiento organiza visitas guiadas a los campos, mercado de lavanda, los mencionados conciertos, y diversos concursos de repostería acuarela o cursos sobre la destilación del espliego. En la página oficial del ayuntamiento de Brihuega www.Brihuega.es se puede encontrar toda la información al respecto.

Los campos y algo más.

Pero Brihuega esconde algo más que lavanda. Una visita curiosa merece el museo de miniaturas del profesor Max. Situado en el restaurado convento de San José, en más de 1.000 m2 el museo alberga toda una serie de miniaturas realizadas en chicle, jabón, tiza o en el palo de una cerilla. También podemos ver trabajos realizados en la cabeza de un alfiler, pinturas en marfil, la última cena en un grano de arroz u las siete maravillas pintadas en lentejas.

El ayuntamiento tiene establecidas diversas rutas de senderismo por la comarca, lo mismo que rutas de ciclismo. Durante nuestra visita pudimos comprobar que hay diversos tramos muy frecuentados por ciclistas, por lo que deberemos extremar las precauciones.

Por último, visitar la población, el castillo de la Piedra Bermeja, la iglesia de San Felipe, sus fuentes, las cuevas árabes, o  relajarse en el Spa Niwa, completará una interesante visita al Jardín de la Alcarria. Tanto en Guadalajara, el Sigüenza como en Algora se puede pernoctar, aunque la verdad es que por los alrededores de Brihuega seguro que encontramos algún lugar tranquilo en plena naturaleza donde sacarle al mejor partido a nuestra autocaravana.

Artículos relacionados

 

(Visited 18 times, 1 visits today)
Francis

Autor: Francis

Periodista especializado en temas del motor. Novedades, tecnología, seguridad vial y pruebas de nuevos modelos.

Comparte este artículo en