Peugeot 2008, tres de tres

Hasta ahora la gama SUV o crossover de Peugeot estaba repartida de forma diferente. Sin embargo a partir de finales de 2019 el nuevo Peugeot 2008 puede considerarse ya como de la familia.

El 2008 ha sido hasta ahora un vehículo con un indudable éxito comercial, pero a nivel técnico, estético y funcional, estaba muy separado de sus hermanos mayores 3008 y 5008. Ahora, llega una nueva generación y se acerca, salvando las distancias en cuestión de dimensiones, a los otros dos SUV, formando una familia bastante más homogénea y en la que los tamaños, como suele ser lo normal, tiene una mayor importancia en la elección de un determinado modelo.

Peugeot 3008 y 5008, con sus 4,45 y 4,64 m de longitud respectivamente se han convertido en dos vehículos que han representado quizás un antes y un después en la reformada apuesta estética del fabricante francés. El 2008 se había quedado un poco atrás, aunque más debido a su estilo, que rozaba más lo que podría ser un vehículo familiar SW, que un SUV tradicional, estilo por el que apostaban claramente sus dos hermanos mayores.

Ahora el nuevo Peugeot 2008 rompe esta tendencia y con sus 4,30 m de longitud – el anterior media 4,16-, gana en posibilidades de luchar con mayores garantías en un segmento que le ha tratado muy bien a nivel comercial, pero en el que quizás no encajaba plenamente.

Estilo y diseño interior siguen la pauta de los últimos desarrollos de la marca. Estos aspectos se caracterizan por un diseño muy personal y unos interiores que dejan entrever una mayor calidad y un lujo de dotaciones y ajustes verdaderamente dignos de mención por su aspecto Premium.

Mejora en personalidad y en el concepto i-cockpit

Como en el nuevo Peugeot 208, en este 2008  se ha mejorado su concepto i-cockpit. Mantiene el volante de pequeño tamaño, pero ahora se ha admitido tácitamente que la instrumentación quedaba un tanto oculta por el volante y se utiliza lo que la marca ha definido como i-Cockpit 3D, situando en una posición más elevada la instrumentación, que se proyecta frente a los ojos del conductor y queda por encima de la zona superior de aro del volante.

Seria redundante hablar de sistemas de seguridad. La gama es extensa y se distribuye entre elementos opcionales o dotaciones de serie. Mejor hablar de motores, ya que justamente estamos ante algunas variantes del motor de tres cilindros, cuando hablamos del propulsor de gasolina. La estructura se escalona con versiones de 100, 130 y 155 CV. El primero solo con caja de cambios de 6 relaciones. El de 130 CV puede elegirse con esta caja o con la recomendable y excelente automática de 8, mientras que si nos decidimos por el motor de 155 CV siempre llevaremos la recomendable caja automática EAT8. Los diésel se derivan en dos posibilidades, también desarrolladas sobre la base del cuatro cilindros de 1,5 litros. Con 100 y 130 CV, el primero siempre manual y el segundo siempre automático.

Pero, cuando a finales de 2019 se comercialice, la sorpresa no será nada de lo que hasta ahora hemos comentado. Existirá una versión eléctrica pura, lo mismo que en la gama 208, cuya descripción dejamos para un artículo próximo.

 

(Visited 70 times, 1 visits today)
Francis

Autor: Francis

Periodista especializado en temas del motor. Novedades, tecnología, seguridad vial y pruebas de nuevos modelos.

Comparte este artículo en