Viajar sin límites, viajar incluso sin rumbo

No es un modo de viajar barato, no es una forma de viajar convencional. Es diferente, libre y no necesita en la mayoria de los casos preparación previa. Por este motivo y por otros sus seguidores crecen sin parar.

Muchas son las razones por las que el viaje con la casa a cuestas ha tenido tanto desarrollo en los últimos tiempos. Las tiendas de campaña en los campings tradicionales son “alojamientos” fijos, se tienen que montar y desmotar y están sujetos a muchas limitaciones para acampar fuera de establecimientos autorizados.  No tienen servicios ni duchas incluidos, por lo que hay que compartir los de las instalaciones comunitarias, y precisan además de un vehículo amplio para transportar todos lo necesario.

Las caravanas pierden adeptos

Como evolución de este tipo de forma de viajar, como hemos visto sujeto a mayores limitaciones, se dio paso a la caravana, pero la complicación  de los desplazamientos, la necesidad de coches potentes y de buenas dimensiones y las propias dificultades que en algunos momentos plantea la conducción, han limitado en los últimos tiempos su difusión. Se siguen explotando, pero en la mayoría de los casos se convierten en alojamientos fijos en camping y solo en contadas ocasiones se cambiar de lugar. Han perdido seguidores después de un tiempo de clara expansión, aunque la diferencia de precio es muy notable y son mucho más baratas que las autocaravanas y además, nos permiten algo más de agilidad en el lugar de acampada, ya que podemos utilizar el coche de forma independiente.

 

Esto ha coincidido justo con la expansión de las autocaravanas por sus indudables ventajas y sin muchos de los inconvenientes de las caravanas. Son más agiles que un conjunto de coche-caravana. Son más cómodas que una tienda de campaña y, sobre todo, podemos cambiar de ubicación sin excesivos problemas ya que, como se dice, llevamos la casa a cuestas siempre preparada.  Son también más versátiles. Podemos estar en un camping, pero al llevar todo en nuestro vehículo, se nos posibilita parar casi en cualquier sitio.

 

 

Lo único complicado es pagarlas!!!!. Tienen un precio elevado y una necesidad de mantenimiento que no tiene una tienda o una caravana clásica. Como aspectos positivos, son más o menos cómodas en función de su tamaño y equipamiento, pero siempre más que los otros dos modelos, nos permiten ahorrar en manutención y hospedaje, e incluso prescindir de camping, ya que llevamos todo lo necesario con nosotros. Frigorífico, calefacción, aire acondicionado, energía eléctrica, ducha, cocina completa, WC y TV, con lo que en un espacio más o menos reducido, disponemos de las comodidades de una vivienda y la posibilidad de poder llevarlo todo a donde vayamos.

 

(Visited 22 times, 1 visits today)
Francis

Autor: Francis

Periodista especializado en temas del motor. Novedades, tecnología, seguridad vial y pruebas de nuevos modelos.

Comparte este artículo en