La acampada: una antigua forma de viajar

Ahora viajamos en coche, en tren, en avión, pero hace tiempo no existían esta formas de desplazarse para largas distancias. Pero la necesidad de viajar andando o a lomos de caballos o mulos, o en rudimentarios carromatos ha marcado completamente la historia. Estos desplazamientos obligaban en todos los casos a pernoctar al aire libre, porque las distancias recorridas al día eran muy limitadas. Estos viajes en  ocasiones se prolongaban durante periodos de tiempo muy largos, semanas o meses.

Unos acampaban al raso. Otros, los más afortunados,  utilizaban las carretas para guarecerse de la intemperie. Las tiendas de campaña se mostraban con una posibilidad intermedia, económica y más cómoda que dormir sin ningún tipo de protección alrededor de un buen fuego.Ya en tiempos relativamente modernos, cuando ya existían medios de locomoción rápidos y cómodos, nació una forma de viajar o más bien de pasar las vacaciones fuera de casa, a la que se denominó acampada o camping, tomando esta palabra directamente del inglés como derivación del sustantivo de ‘to camp’, acampar.

La tienda de campaña ha sido durante mucho tiempo una de las formas más usuales de hacer este tipo de turismo de acampada. Unas veces por libre en sitios privilegiados por estar cerca de ríos, embalse o playas, mientras que otras se realizaba en terrenos cercados y vigilados, presididos muchas veces por un simple chamizo que hacía las veces de bar, restaurante y comercio con lo imprescindible.

La evolución ha sido incesante

Todo ha evolucionado, y el Camping no ha sido una excepción. No solamente las tiendas de campaña han mejorado, tomando formas más amplias y versátiles, utilizando materiales textiles y metálicos más ligeros y resistentes. También los Camping han aumentado  su dotación, con lugares para lavado de ropa, duchas y otros servicios, añadiendo piscinas, supermercados y locales de ocio.

Con el tiempo se desarrollaron las primeras caravanas, que subieron la calidad del turismo fijo en camping o itinerante, naciendo a su vez las autocaravanas, bien como transformación de furgonetas al uso, o utilizando estas últimas en sus versiones de chasis cabina, para añadir encima sencillas o más complicadas y lujosas viviendas, dotadas de gran número de elementos de confort dependiendo directamente de su precio final.

Uno de los países en los que más se ha desarrollado este tipo de turismo itinerante ha sido en los Estados Unidos, en donde por sus normas, muy liberales y sin tantos tapujos e inconvenientes burocráticos como en Europa, ha nacido una industria muy atractiva en la que el tamaño forma y dotación de las autocaravanas parece que no tiene ninguna limitación. Además, el tema de los permisos para conducir no es tan estricto como en Europa y también que no existen normas tan restrictivas  e injustas para limitar la acampada por libre. En este sentido se parecen mucho a los países nórdicos.

En los últimos tiempos estamos viviendo en Europa un auge enorme de este tipo de turismo. Sólo en España en el último año el sector ha crecido más de un 30 por ciento anual. Más libertad para cambiar de lugar de forma no prevista, libertad completa de movimientos, la comodidad de los modernos vehículos y el desarrollo de una amplia red de lugares donde pernoctar, han propiciado el aumento de personas que eligen esta forma de viajar para pasar sus vacaciones.

También se han visto influidas por el aumento del precio de restaurantes y hoteles, aunque este último detalle no sea tan importante ya que las autocaravanas no son precisamente vehículos baratos.

España, si se desarrolla de una forma inteligente y permisiva, puede ser el primer destino para el turismo europeo de este tipo en los meses que no son de temporada alta, léase entre octubre y mayo principalmente.  De hecho ya lo es, porque se calcula que en 2017 han llegado a nuestro país cera de 250.000 autocaravanas provenientes del continente europeo.  Ya es una baza importante en la actualidad, acogiendo a un gran número de turistas todos los años, pero todavía hay muchos municipios que consideran la autocaravana como una competencia, tanto para camping como para hoteles.

Si se apoya este tipo de turismo que va, como vulgarmente se dice, con la casa a cuestas, y se legisla con inteligencia, puede convertirse en una importante  fuente de ingresos para localidades de montaña o zonas marítimas, justo en las épocas del año en las que el turismo convencional de verano cae notablemente o simplemente desaparece.

 

En www.motoryviajes.com  inauguramos una nueva sección en la que tendrán cabida no solamente temas de actualidad de esta forma de viajar tan especial, con tantos seguidores en todo el mundo, también analizaremos los vehículos, sus tipos y características, sus ventajas e inconvenientes y los diversos elementos desarrollados para hacer de nuestros viajes una ocupación verdaderamente satisfactoria, disponiendo de todas las comodidades que podamos imaginar.

Daremos repaso a los diferentes tipos de instalaciones en los que podremos recalar, desde los más completos y en su caso lujosos y bien equipados campings, hasta las zonas de pernocta en las que únicamente se pone a nuestra disposición una superficie en donde aparcar nuestro vehículo.

(Visited 19 times, 1 visits today)
Francis

Autor: Francis

Periodista especializado en temas del motor. Novedades, tecnología, seguridad vial y pruebas de nuevos modelos.

Comparte este artículo en