Sur de Portugal en Autocaravana. Dos días en Alvor

La cuarta y quinta noche de nuestro viaje decidimos pasarlas en Alvor, un pueblo costero con un pequeño puerto deportivo al que se accede por una marisma.

La verdad es que llegamos por casualidad, buscando una zona de aparcamiento para autocaravanas. La verdad es que el area municipal sorprende en un primer momento. Las recientes lluvias habían convertido el area en un lodazal. Cuando llegamos nosotros ya se había secado, pero las rodadas de las autocaravanas se notaban, pasando de ser una trampa para los vehículos, a convertirse en una zona en donde las zonas niveladas brillaban por su ausencia.

La imagen que da esta zona, con solo servicios de carga de agua limpia y vaciado de aguas grises y negras y conexión de electricidad disponible, no es excesivamente atractiva – las coordenadas del área son N37.124702-W -8594463-, pero la realidad es que a pesar de esto, tanto el puerto, a escasos tres minutos andando, la zona de bares y restaurantes y, sobre todo, la enorme playa de Alvor Poente, la de los Tres Irmaos y, sobre todo la Praia Prainha y la de Joao de Arens, un poco más apartada, con sus rocas y acantilados, nos sorprenden y hacen que merezca la pena cualquier deficiencia del area de autocaravanas.  En esas fechas sus playas estaban en obras reponiendo la arena perdida mediante los trabajos de dos enormes dragas, que también se ocupaban de dejar expedita la entrada al puerto a través del canal que atraviesa las marismas.

Ya hemos comentado que la oferta de Alvor en restauración es muy atractiva. En dos calles que terminan en el paseo marítimo y dentro de la población, los restaurantes especializados en carne o pescado son muy numerosos, y por la noche la actividad turística es enorme, aunque también pudimos comprobar que en los tres bares situados en el mismo paseo los desayunos eran una demandada especialidad, seguramente por la gran afluencia de turistas británicos que han elegido esta zona para  pasar sus vacaciones.

Sin embargo y a pesar de sus preciosas playas, los paseos por las marismas, en las que hay innumerables recorridos, tanto por caminos como por las pasarelas de madera, convierten esta zona en una delicia para complementar con ejercicio las horas dedicadas a descansar sobre la dorada arena de las playas o en el interior de nuestra autocaravana.

Desde luego la estancia en Alvor fue para nosotros una agradable sorpresa, que como hemos comentado, compensa con creces la falta de un area con mayores comodidades  y mejor nivel y servicios. El terreno lo tienen, solo les falta invertir un poco  para hacer algunas obras que mejoren el aspecto de esta zona que según nos comentaron sus responsables, tiene una enorme demanda de españoles que se fijan en esta localidad como una de las zonas en la que pasar algunos días de descanso en sus recorridos en autocaravana por Portugal y la zona del Algarve.

(Visited 59 times, 1 visits today)
Francis

Autor: Francis

Periodista especializado en temas del motor. Novedades, tecnología, seguridad vial y pruebas de nuevos modelos.

Comparte este artículo en