El número de viajeros, la cifra mágica

Ya hemos dicho que los gustos también influyen de una forma importante en la elección de una autocaravana. Pero es sin duda el número de viajeros que nos acompañan el detalle más importante.

Dentro de las limitaciones que debemos asumir cuando se trata del alojamiento en una autocaravana, las distintas posibilidades establecen importantes diferencias. Para elegir, lo primero es analizar nuestras necesidades. Familias con hijos tienen en las autocaravanas capuchinas quizás la opción más recomendable. No solo son generalmente más habitables, además, en el caso de ser cuatro de familia, tenemos en el interior una estructura que nos permitirá pasar a descansar sin cambiar nada de la estructura interior. Permiten que cada uno decida cuándo se va a la cama. Por el contrario, son más torpes, más pesadas y más voluminosas en altura que el resto, lo que es un aspecto también a tener en cuenta.

Los vehículos tipo camper, con una estructura muy sencilla y también limitada, son más indicada para parejas jóvenes, aunque también para dos ocupantes que no pretendan disfrutar de demasiadas comodidades. Las autocaravanas perfiladas e integrales se muestran mejor para parejas que busquen la máxima comodidad, o incluso también para llevar niños pequeños. Disfrutar de una habitación independiente puede ser la diferencia entre conseguir que los niños descansen y nosotros permanezcamos tranquilamente en el salón, o tener que irnos a la cama cuando nuestros hijos lo hagan.

Todos estos detalles son importantes si estamos en sitios en los que solo pernoctemos. En Camping las cosas son diferentes, ya que podemos permanecer fuera del vehículo, sacando si hace buen tiempo, mesas y sillas al exterior, ampliando de esta forma el espacio vital. También pueden ser indicadas las perfiladas y las integrales, para dos parejas o cuatro personas porque se puede conseguir cierta intimidad, aunque esa búsqueda sea casi siempre infructuosa.

Las integrales, moda cada vez más en alza para todas las necesidades.

Mantener una estructura fija con tres ambientes, como sucede en las capuchinas, también se consigue en las integrales, ya que además de la habitación trasera, la cama doble se baja sobre la cabina, sobre los asientos delanteros, con lo que el salón permanece sin cambios, permitiéndonos hacer vida independiente, lo que es muy importante, aunque no podemos llevar todas las camas montadas continuamente.

Hay que mencionar sin embargo  que no existe un tipo de autocaravana perfecto, u otro totalmente descartable. Todo es un compromiso desde el punto de vista funcional, a lo que se añaden también las cualidades dinámicas de cada tipo de vehículo y por supuesto, los gustos personales que también son una parte muy importante a la hora de elegir, condicionando también cualquier elección al precio.

(Visited 30 times, 1 visits today)
Francis

Autor: Francis

Periodista especializado en temas del motor. Novedades, tecnología, seguridad vial y pruebas de nuevos modelos.

Comparte este artículo en