La carretera del vino. Una nueva actividad enoturística

 

        ¿Se puede compaginar el automóvil, la carretera y el vino? Pues sí, siempre y cuando se tomen las tres actividades como lúdicas y se desarrollen con sentido común para que ese nuevo tipo de turismo, de rato de ocio que se ofrece para aprovechar los 40 kilómetros que hay entre Sant Martí Sanrroca ( maravillosa zona de viñedos del Penedés) y las Playas del Garraf, visitando las bodegas de su entorne, sea precisamente eso, una actividad más que llevar a cabo para aprovechar una oportunidad única. Este es el fin que propone la Carretera del Vino, una propuesta de carácter enoturístico, que posee un gran valor histórico y cultural, ya que su desarrollo a través de los 40 kilómetros señalados permite visitar hasta doce bodegas.

 

 

La primera Wine Road que se ofrece en España, responde a una iniciativa privada y conjunta de doce bodegas y cuentan con el apoyo institucional de los siete municipios a través de los que discurre la carretera. Pero si el vino es su razón de ser, hay otra no menos importante, como es la de conocer una vía comercial muy interesante por ser la trazada y empleada por los romanos para transportar las ánforas llenas de caldo hasta Roma y su distribución a tierras del Imperio. Restos íberos, romanos, castillos, arquitectura popular…; una variada gastronomía, y siempre todo ello acompañado con vinos del Penedés.

 

La Carretera del Vino, recorre el trazado de las vías BP 2121, C-15 y C15B, que une el Castillo de Sant Martí Sarroca con las playas de Sitges y recorre las poblaciones de Sant Martí Sarroca, Pacs del Penedès, Vilafranca del Penedès, San Miguel de Olèrdola, Canyelles, Sant Pere de Ribes y Sitges. A lo largo de los 40 kilómetros de trazado se pueden ir cogiendo las diferentes ramificaciones para hacer la escapada enoturística a medida de cada uno, según las bodegas y espacios turísticos que se quieran visitar.  En un principio la iniciativa apunta y aconseja, su realización en automóvil, y si es en vehículo eléctrico pues mucho mejor para el medio ambiente y para sumar al enoturismo un turismo ecológico. Pero eso no quita para que en un futuro próximo se piense en disponen de un trazado alternativo que se pueda llevar a cabo andando o en bicicleta.

 

Las doce bodegas que han organizado esta iniciativa única en España, son las de:

  • Torres del Veguer  
  • Pinord
  • Cava&Hotel MasTinell
  • Torres
  • Colet Clásico Penedés
  • Viladellops
  • Hospital de Sitges
  • la Xamada
  • Mas Bertran
  • Parés Baltá
  • Puig Batet
  • Oxidados
  • Torreblanca

 

Además, y para tener un buen recuerdo del recorrido, se ofrece un pasaporte físico con el que los participantes reciben un tratamiento especial durante sus visitas a las bodegas, así como descuentos y otras serie de prevendas. Y con la visita a seis bodegas se obtiene el regalo de una caja de seis botellas. Cada bodega pone su sello de validación en el pasaporte.

 

 

Una actividad lúdica nueva con la que conocer una zona del país a través de uno de los bienes que posee España, sus vinos. Ahora, eso sí, hay que beber con moderación y recordar que en la carretera no se está solo.

(Visited 49 times, 1 visits today)
Felipe Alonso

Autor: Felipe Alonso

Comparte este artículo en