Una primavera especial en la República Checa

Considerando como una buena base de movimientos la capital checa, Praga, donde no sólo se debe degustar la primavera, sino cualquier época del año, con sus numerosos puentes sobre el musical río Moldava, o atravesarlo por el puente de Carlos.

 

Realizar un viaje al pasado reciente por su judería y recordar alguna frase de Kafka. O subir hasta el castillo, y desde allí bajar por la calle de los alquimistas. Y dejarse llevar por la melancolía de su maravilloso reloj tradicional… Se pueden realizar un desplazamiento para poder recorrer y admirar la eclosión de una primavera diferente, de un tiempo en el que se puede disfrutar de otros puntos del país a los que se accede fácilmente por carretera.

 

Una primavera especial en la República Checa

 

Son cuatro lugares que invitan a perderse por ellos:

Bosques, jardines inmensos que recorrer entre luces y sombras, son muchos. Pero de ellos uno destaca por su magnificencia. Se trata del que da ubicación al Castillo de Kromeriz, que desde1998 forma parte del Patrimonio Cultural de la UNESCO. Su estilo renacentista italiano, con toques de barroco francés, lo hacen único, especialmente en primavera. 

Otro es el del recorrido de más pintorescos castillos. Se dice que la República Checa es la que tiene más número de este tipo de edificios por metro cuadrado. Sobre todo no se deben perder las visita a los más emblemáticos, como el Castillo de Český Krumlov o el Complejo Lednice-Valtice, que están protegidos por la UNESCO; o el archifotografiado Castillo Bouzov, cuyas nstalaciones han sido utilizadas con frecuencia para el rodaje de películas, entre muchos otros.

Una tercera recomendación es el “balneario“. Pero no uno cualquiera, sino una población completa hecha balneario, que aporta además de las aguas termales, los spa… un mundo decimonónico, un salto, a su vez, a la belle epoque, en un conjunto impresionante, como es el que ofrece la población Karlovy Vary.

Y para remate, que es una primavera sin música. Pues, se debe regresar a Praga donde desde el 8 de mayo hasta el 2 de junio tendrá lugar la 72 Edición del festival de música clásica, o ir a Brno, donde el 3 de junio la música compartirá protagonismo con la pirotecnia, acompañando al espectacular certamen de fuegos artificiales IGNIS brunensis que se hará en el Lago de Brno.

 

Son unas buenas recomendaciones para vivir una primavera especial, para vivir esa estación de otra forma, degustando sensaciones.

 

(Visited 35 times, 1 visits today)
Felipe Alonso

Autor: Felipe Alonso

Comparte este artículo en