CALATAÑAZOR.

cabecera-entrada-calatanazor

En la curiosa, impresionante y sorpresiva provincia de Soria, existen gran cantidad de leyendas y tradiciones unidas a sus diferentes poblaciones, pero si hay una que irradia más interés que otras, es la que une a la villa de Calatañazor con uno de los grandes personajes de la historia árabe en España.

Un caudillo que lo tuvo todo en su mano, y que precisamente en las llanuras que se otean desde la población, lo perdió.

¿UN ENEMIGO? ¡NO¡ UN RECUERDO DE LA HISTORIA

soria-ago2013-036 Calatañazor, situada en la cima de roca que domina la vega del río Abión, sobre una meseta que puede tener
como mucho un kilómetro de largo, mantiene inquebrantable su estructura de intensa historia fronteriza propia de la comarca conocida como de las Tierras del Burgo. Aunque hay restos de tiempos anteriores, parece ser que el nombre de Calatañazor proviene del árabe, y podría traducirse por “Castillo de las Águilas”, un título muy apropiado tanto para sus defensores como para los atacantes, de ese tiempo de Reconquista cuando la Península Ibérica combatía en diferentes frentes a los árabes que habían penetrado en ella en el año 711 por el Estrecho de Gibraltar.

Quizás por su existencia fronteriza, se llegue por donde se llegue, sea norte, sur, este u oeste, la sensación es prácticamente la misma. Unas murallas defensivas acunadas sobre una superficie escarpada que muestra una superficie irregular preparada para derrochar valor.

Y fue aquí. En este pequeño municipio soriano, donde el famoso general Almanzor, es decir “el victorioso” perdió su última batalla en el verano de 1002. Última porque a finales de agosto falleció unos cuantos kilómetros más al sur, en la también población de Soria, de nombre Medinaceli.

La leyenda cuenta que Almanzor “perdió su tambor en Calatañazor”, que es tanto como decir que perdió su imbatibilidad en el combate, ya que nunca antes había sido derrotado por fuerzas cristianas. Allí, en la llanura conocida como Valle de la Sangre dominada desde el castillo, las fuerzas de Sancho García, Conde de Castilla, pudo resarcirse de derrotas anteriores y vencer al invicto.

            Pero la población no ha guardado ningún rencor a este caudillo árabe, y de hecho le ha brindado un homenaje permanente con la ubicación de un busto en el centro del pueblo, colocando debajo unos versos del poeta Gerardo Diego:

soria-ago2013-065

“Azor, Calatañazor, Juguete.

Tu puerta, ojiva menor, es tan estrecha
Que no entra un moro, jinete. Y a pie, no cabe una flecha.
Descabalga, Almanzor. Huye presto por la barranca brava,
Ay, y como rodaba, juguete, el atambor.”

La población, serena, es muy simple, una calle empinada que une la entrada de la villa con los restos de lo que otrora fue un castillo defensivo importante. Tan sólo quedan algunos lienzos de muralla y la torre del homenaje que ha sido recientemente restaurada. Pero por lo que no parece haber pasado el tiempo es por sus casas, donde el adobe, la madera y la piedra se unen al estilo medieval.

soria-ago2013-040

Todo en Calatañazor tiene un sabor tradicional que se remonta al pasado. Durante el corto paseo que hay de un punto a otro, se puede degustar de las calles empedradas, de las cubiertas de tejas que se adornan con chimeneas de la genuina arquitectura cónica pinariega.

Actualmente se han abierto en el mismo pueblo, en una de las laderas que dan hacia la hoz del rio Milanos algunas casas de turismo rural, que permiten tener una visión mucho más próxima y descansada que la de un corto paseo por sus calles.

La iglesia parroquial, de Nuestra Señora del Castillo, es de origen románico, aunque se han llevado a cabo diferentes restauraciones. Ya en el interior puede verse la capilla mayor, gótica tardía. En las afueras, diríamos que en el extramuros, se encuentra la Ermita de la Soledad, que recuerda en el ábside a lo mejor del arte románico.

            Y para complementar la visita nada mejor que darse una vuelta por el Sabinar. Un bosque único de una especie considerada una reliquia de Terciario, que desarrolla una altura que sobrepasa los 14 metros y un anchura de 4 metros de perímetro. Pero en este entorno del Terciario, y a pocos kilómetros, cerca de la localidad de Muriel de la Fuente, se encuentra  La Cuentona, una laguna natural que cuenta en sus profundidades con cuevas que han sido exploradas por expertos espeleólogos, sin llegar en muchos casos a encontrar su fin. Es un paseo por la orilla del río Abión, que en épocas de lluvias ofrece también una espectacular cascada y un torrente de imaginación que acompaña al visitante en todo su recorrido boscoso.

soria-ago2013-045

Pero…para que nada quede fuera de esta visita. Baste recordar que además de historia musulmana y cristiana, también fue en estas tierras y en especial en Calatañazor donde se rodó parte de la película “Campanadas a Medianoche” por Orson Wells.

Calatañazor, una parte de la provincia de Soria que bien merece un amplio recorrido por sus singulares lugares naturales, el Cañón del Río Lobo, la Laguna Negra, Numancia…, pero esos espacios son parte de otra historia y de otras leyendas que descubrir.

banner-cierre

(Visited 71 times, 1 visits today)
Felipe Alonso

Autor: Felipe Alonso

Comparte este artículo en