Prueba Ford Mustang Bullit Special Edition

Es difícil resistirse a la tentación  de conducir un vehículo tan carismático como el Ford Mustang, y menos si se trata de una edición limitada y numerada.

De entrada nos gustaría decir que  un vehículo con semejante potencia, 460 CV, es muy difícil de encontrar en nuestro país y seguramente también complicado en su país de origen, en donde su precio es bastante más bajo, estamos hablando de alrededor de 38.000 euros, lo que para nosotros ya nos resulta altamente sorprendente.

Exteriormente los cambios no son excesivos. Sobre la versión GT se añade una diana en la zaga, el verde característico Verde Oscuro Highland, las llantas exclusivas, las pinzas de freno Brembo pintadas en rojo y la rejilla delantera negra sin distintivos, completan los cambios externos de esta versión especial.

En el interior los cambios son todavía menos marcados. El pomo de la palanca de cambios manual en color blanco, una placa numerada, asientos de piel con costuras en verde y la diana situada en el centro del volante, son los únicos detalles mencionables. Como vemos en general, y salvo el color, las modificaciones son escasas, quizás le falten unos aros exteriores cromados en las llantas más grandes y llamativos, pero la verdad es que el Ford Mustang Bullit original era bastante discreto. Desde luego lo que no trata de imitar es la enorme distancia al suelo del Mustang primigenio, ni su notable inclinación, con mayor altura en el eje delantero que en posterior.

No muy habitable

En el interior del Mustang Bullit pueden acomodarse hasta cuatro ocupantes, pero en la banqueta posterior hay que tener cuidado, ya que se puede entrar pero tenemos que tener en cuenta que también hay que salir. Pensamos que está definido como un dos plazas, con una esporádica utilización del asiento posterior y si es por gente joven mejor.

Pero lo que ofrece el Mustan Bulllit es dinamismo y lo que pide es que comencemos la marcha. Arrancar el motor ya es todo un espectáculo por el sonido ronco y atractivo que nos llega. Aunque parezca mentira, es sin duda uno de sus aspectos más llamativos y que se traducirá en numerosas miradas de aquellos al que el vehículo no les haya llamado la atención a primera vista.

Cuando empezamos a andar tenemos que poner delante de nuestra vista una lente correctora, que adapte nuestras exigencias a la realidad de un deportivo llegado desde Estados Unidos. El motor destaca por su enorme par, pero también nos obliga a tratarlo con dulzura, ya que un cambio manual sobre el que se aplican 460 CV o mejor dicho 529 Nm de par, puede llevarse mal con la longevidad del embrague.

Debemos ser cuidadosos, pero solo en las arrancadas. Después los cambios de marcha, por cierto realizados sobre una palanca corta, muy precisa y con movimientos que nos obligan a realizar un indudable esfuerzo, nos retrotraen al pasado. Además, cuando reducimos el solo ajusta el régimen, casi como si nosotros mismos hiciéramos la maniobra de punta tacón, dando un golpe de gas,  para adecuar el giro del motor a la bajada de marchas, lo que provoca un sonido que realza aún más la sensación de deportividad del vehículo. Este sonido sin embargo se puede desconectar si no quedemos llamar mucho la atención.

El Ford Mustang Bullit es un coche rudo sin duda, pero si sabemos lo que nos vamos a encontrar, no debe calificarse de ningún modo de defecto. Es pura personalidad, que además podemos realzar eligiendo el programa que mejor se ajusta a nuestro estado puntual de ánimo.

Tiene la posibilidad de elegir un programa en la que se pretende alcanzar el máximo grado de aceleración, pero cuidado, los neumáticos traseros no son precisamente baratos y en ese punto el deslizamiento de las ruedas traseras acortaría su vida de forma notable. Además tiene diferentes modos, incluyendo uno para circuito. Cada elección trae aparejado también un cambio en el aspecto de la instrumentación digital.

Conducción exigente

No es fácil de conducir ni mucho menos, y la potencia al suelo llega casi a borbotones. Además tiene la personalidad de un propulsión posterior, al que los filtros que suavizan el comportamiento: controles de tracción, autoblocante y control de estabilidad lo doman pero no lo doblegan.  Le podremos sacar más rendimiento en terrenos despejados que en curvas cerradas y carreteras de montaña, en donde el reparto de pesos, el peso en sí y un motor potente, pero que debido a su cilindrada no sube de vueltas como un deportivo europeo de similar potencial, sitúan su estilo de deportividad más al otro lado del Atlántico.

Cuando recogimos el coche tenía en el consumo acumulado marcaba unos preocupantes  34 litros, lo que casi nos obliga a danos la vuelta y a devolverlo directamente por falta de fondos. Sin embargo, y a velocidades legales la verdad es que cerramos los consumos con una cifra de 8,7 litros los 100 km, lo que nos demuestra lo afinado del motor, aunque si le sacamos de esta zona de súper confort, no llegará a los 34 litros, pero seguro que flirteamos con los 20 con toda facilidad. En una utilización diaria pensamos que el consumo se quedará entre los 11 y 14 litros, más bien estos últimos, lo que es una marca bastante seria para lo que se estila en la actualidad.

El Ford Mustang Bullit es un digno representante de los afamados Muscle-Cars norteamericanos. Mucho ha mejorado este deportivo de Ford con relación a anteriores generaciones. De entrada se vende en Europa con más garantías que los anteriores equipados con un eje rígido en el tren posterior, pero sin duda tenemos que ser aficionados a este tipo de vehículos para que nos proporcione la máxima satisfacción, bueno eso y querer comprar los 460 CV más baratos de toda la oferta nacional.

 

 Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 8 en V

Cilindrada: 5.038 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 460 CV a 7.250 rpm

Par máximo: 529 Nm a 4.600 rpm

Cambio: Manual de 6 relaciones

Neumáticos: 255/40 R 19 delante 275/40 R 19 detrás

Carrocería

Nº de plazas: 4

Peso en vacío: 1.818 kg

Depósito de combustible: 61 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.789/1.916/1.382  mm

Vía delantera/trasera: 1.582/1.655 mm

Distancia entre ejes: 2.720 mm

Capacidad del maletero: 408 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 263 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 4,6 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: –/—/11,8 l/100 km

Emisiones: 277 gr CO2/km

PRECIO: 56.200  euros

 

(Visited 21 times, 1 visits today)
Francis

Autor: Francis

Periodista especializado en temas del motor. Novedades, tecnología, seguridad vial y pruebas de nuevos modelos.

Comparte este artículo en