Skoda Superb 1.8 Sportline 1.8 TSI 180 cv. ¡¡Qué gran berlina!!

Congratula poder probar con satisfacción una berlina con carrocería a la “antigua usanza”. Ahora que las preferencias del gran público optan con configuraciones diferentes – actualmente mandan los SUV- disfrutar de un verdadero tres volúmenes con todas sus virtudes nos produce un especial entusiasmo.

 

Skoda Superb 1.8 Sportline 1.8 TSI 180 cv. ¡¡Qué gran berlina!!

 

Skoda lleva una línea claramente ascendente con sus últimos productos, caso del Octavia o el Kodiaq,  El nuevo Superb da un paso más y en la versión probada, con el acabado SportLine, ha logrado un modelo muy destacable en todos sus aspectos.

Desde el punto de vista estético, sus diseñadores han conseguido jugar con sus líneas a la perfección. El resultado es, bajo nuestra opinión, excelente. El frontal se ha trabajado para dotarle de gran personalidad. Los conjuntos lumínicos de día y noche, su parrilla de lamas verticales y las tomas de aire forman una imagen muy atractiva y difícil de conseguir.
La vista lateral  resulta más dinámica con unas llantas de 19´´que realzan su alzado. La caída suave del techo se funde con la parte posterior en un indudable ejercicio de diseño. La zaga destaca por su proporcionalidad y elegancia, tanto es así que oímos el comentario de algún viandante no muy ducho: ¿Pero qué Mercedes es?

 

Mucho espacio

Lo dicho en el titular ¡Qué gran berlina!  El renovado Superb es más ancho y largo que su antecesor y el aprovechamiento de espacio no tiene parangón. Comenzamos nuestro análisis sentándonos en las plazas traseras ¡Una pasada! centímetros por doquier. Una sensación en todo momento de “grand class”. Las anteriores destacan por la adopción de unos asientos muy anatómicos que recogen el cuerpo a la perfección. Una vez sentados ante el volante del Superb, comprobamos lo acertado del diseño de todos los elementos que tenemos enfrente y la calidad de acabado.

Al apretar el botón de arranque se iluminan las esferas del cuadro de instrumentos con una nitidez digital y  la pantalla multi-funciones de  ocho pulgadas que incluye una cámara de visión trasera de gran calidad. En torno a la palanca de cambios manual (6V) se despliega parte la botonadura. A pesar de toda la electrónica  y funciones de ocio que el Superb – incluyendo un gran equipo de sonido – posee manejarla resulta bastante fácil e intuitiva. El volante tiene un tamaño justo y tacto agradable. La dirección con la asistencia necesaria y la caja de cambios con recorridos cortos que invitan a la conducción deportiva.

En marcha pronto muestra su aplomo. Pensado para devorar kilómetros de autopista, su comportamiento en ciudad – desde donde partimos para la prueba – no exige ningún esfuerzo a pesar de su tamaño. Bien asistido por sensores de proximidad que nos evitan “contactos” innecesarios. A pesar de su batalla gira sin problemas en los los espacios más cerrados como son los parkings – cada vez, la verdad, los hacen más pequeños –

 

Skoda Superb 1.8 Sportline 1.8 TSI 180 cv. ¡¡Qué gran berlina!!

 

Ágil y económico

Sin ser un deportivo puro, el Superb si brinda ese plus más al conductor. En vías abiertas es una gozada “despreocuparse del volante”, con dos dedos trazamos sin problemas y disfrutando a tope.  Pero  también, en zonas de montaña su paso por curva es muy seguro y ágil. Todo ello se lleva a cabo sin que el pasaje del Superb -que goza por espacio como un ministro– note las veleidades del “piloto”. En realidad, es un coche familiar y, por tanto, prima el confort, aunque “papá” se lo pase fenomenal. Sí, además unimos la calidad de rodaje, es muy silencioso tanto en el contacto con el suelo, como en la penetración aerodinámica,  los cinco pasajeros llegarán al destino en “confort AVE“.

La mecánica que impulsa el Superb 1.8, basada en motores turboalimentados con inyección directa, dan un rendimiento acorde con todas las virtudes anteriores. Acelera sin problemas en situaciones límites y entrega potencia desde las primeras vueltas.  Se trata del complemento perfecto: buenas prestaciones y, sobre todo, unos consumos para nota: en nuestras mediciones, nos ha dado una media ponderada de 6L/100 km.

 

Skoda Superb 1.8 Sportline 1.8 TSI 180 cv. ¡¡Qué gran berlina!!

 

El postre final, lo dedicamos a su maletero. En primer lugar porque su boca  que nos permite introducir todo tipo de volúmenes y cargas familiares. Su cierre  y apertura es mediante botón eléctrico, algo que debería ser “obligatorio” por su comodidad, limpieza y seguridad. Su capacidad asciende a 625 litros ampliables hasta los 1.760 ¡Una gozada, palos de golf incluidos!

Respecto al precio oficial el Skoda Superb 1.8 TSI SportLine 180 CV es de 37.960 euros, menos los descuentos promocionales de la marca que casi llegan a los 6.000 euros. A nuestro juicio un dinero, sin duda, bien empleado.

 

 

Ficha Técnica

Motor 1.8l.

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.798 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 180 CV a 6.200 rpm

Cambio: Manual 6V

Neumáticos : Delanteros 235/45 R18

 

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.465 kg

Depósito de combustible: 66 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.861 / 1.864 / 1.453 mm

Vía delantera/trasera: 1584 – 1572

Distancia entre ejes: 2.841 mm

Capacidad del maletero: 625/1.760 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 232 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 8 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 7,5/5/5,9  l/100 km

Emisiones: 135 gr CO2/km

PRECIO: 37.960 euros

 

Galería de Fotos:

 

 

Iñaki de Lucas

Autor: Iñaki de Lucas

Comparte este artículo en