Prueba Seat Ibiza 1.2 TSI 105 CV FR ITECH

La remodelación visual del Ibiza, junto a la incorporación de nuevas versiones, está siendo un completo éxito comercial. Incluso ayuda a su hermano mayor León, que consigue capitalizar también muchas de las virtudes del utilitario de Seat.

Por otro lado, la reciente remodelación de la gama de Seat, que se ha centrado en ofertas de equipamiento y sobre todo en un interesante reposicionamiento de precios, ha conseguido que aún mas compradores dirijan sus miradas hacia la marca.

Para el Ibiza, esta remodelación de gama está consiguiendo además reafirmar el peso de sus versiones de gasolina, cada vez más solicitadas. Ayuda la escasa diferencia en el precio del combustible. Ayuda también la crisis, ya que cada vea se hacen menos kilómetros y los menores costes de mantenimiento de los motores de gasolina. Pero, por último, está resultando fundamental la notable disminución de los consumos, que poco a poco se acercan a los de los motores diésel gracias a mejores tecnologías, disminución de tamaño y mayor gama disponible.

El diminuto motor de 1,2 litros y 105 CV es todo un ejemplo de lo que hasta ahora hemos comentado. Consume muy poco. 5,8 litros en las indicaciones del ordenador es lo habitual. Es un motor de funcionamiento muy suave y silencioso, se muestra también muy elástico, con buenas recuperaciones y, además anda más que suficiente en todos los sentidos. La diferencia de precio con la misma versión diésel es de 1.250 euros, lo que obliga a realizar un buen número de kilómetros para amortizar esta diferencia. Ha día de hoy deberíamos realizar más de 82.000 km para amortizar esta diferencia de precio entre combustibles.

Con la terminación más deportiva FR, el Ibiza TSI de 105 CV con tres puertas la verdad es que resulta muy atractivo si lo que nos gusta es el aspecto deportivo. La mencionada carrocería de tres puertas, los neumáticos de grandes, los asientos deportivos, muy bien realizados y muy cómodos, con una enorme sujeción lateral y si a todo esto le sumamos la buena calidad de acabados tenemos un vehículo que entra muy bien por los ojos.

Sin  embargo, y con ser todo esto importante, nosotros no quedamos siempre con el excelente comportamiento de este bastidor, ideal para realizar desplazamientos por todo tipo de trazados y que asimila ir despacio y relajado o mostrar en ocasiones nuestras dotes al volante. Va muy bien asentado, es ágil, responde de forma inmediata a las indicaciones del volante y además lo hace con una precisión encomiable. Se comporta con el aplomo de un vehículo de mayores dimensiones, aunque tampoco debemos olvidar que estamos ante un coche con 2,47 m de distancia entre ejes. Sin duda todo esto es también consecuencia de unos tarados de suspensión que han sido muy bien ajustados, porque sin perder en comportamiento, han mejorado en confort de marcha.

No podemos negar que el Ibiza nos gusta mucho. Podría ser mejor en el diseño, por ejemplo, del salpicadero, y esta carrocería de tres puertas es algo incomoda para entrar o salir por el tamaño de sus dos puertas laterales, pero si tuviéramos que destacar sólo dos aspectos, hablaríamos de su excelente dinamismo y del buen funcionamiento del motor, con bajos consumos y buenas prestaciones. Su aspecto deportivo sin exageraciones ya es para subir nota.

FICHA TECNICA
Nº Cilindros: 4 en línea
Cilindrada: 1.197cm3
Tipo de combustible: Gasolina
Potencia: 105 CV a 5.000 rpm
Par máximo: 175 Nm de 1.550 a 4.100 rpm
Cambio: Manual de 5 velocidades
Neumáticos : 215/40 R 17
Carrocería
Nº de plazas: 5
Peso en vacío: 1.165 kg
Depósito de combustible: 45 litros
Dimensiones
Largo/Ancho/Alto: 4.236/1.693/1.445 mm
Vía delantera/trasera: 1.465/1.457 mm
Distancia entre ejes: 2.469 mm
Capacidad del maletero: 430 dm3
Prestaciones
Velocidad máxima: 190 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,2 s
Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 6,5/4,4/5,1 l/100 km
Emisiones de CO2: 119 gr/km
PRECIO: 18.736 euros sin descuentos 

 

 

Autor: Francis

En el pasado, en Motorpress Iberica, dirigiendo publicaciones y desarrollando la información del motor para adecuarla a medios más técnicos o más ligeros. En la actualidad compaginando tareas de formación, con la radio y algunas publicaciones en internet y en papel.

Comparte este artículo en